Please enable JS

Saludo nuevo consiliario general, Pepe Rodado

Septiembre 22/Pepe Rodado/

Me llamo Pepe Rodado León. Nací en un pequeño pueblo de Ciudad Real, llamado Alhambra, hace 60 años. El tercero de seis hermanos, vinimos a Cataluña en 1972. Mis padres querían un futuro mejor para sus hijos que en el pueblo no podíamos tener. Empecé a trabajar a los 15 años en una fábrica textil de Sabadell, la ciudad que nos acogió. Descubrí el movimiento obrero en las grandes movilizaciones del sector textil a finales de los 70. Y, al mismo tiempo, redescubrí la fe en Jesucristo, cuya semilla llevaba del pueblo, ayudado por el cura de Ciudad Badía, donde nos trasladamos a vivir en 1976.

Entro en el seminario a los 19 años y me ofrecen la posibilidad de formarme en el ESMO (Encaminamiento Sacerdotal en el Mundo Obrero), un plan especial dentro del seminario, que permitía trabajar por la mañana y estudiar por la tarde, viviendo en un barrio, como fue Torre Baró y Vallbona, de Barcelona. Los dos últimos años fuimos al Prat de Llobregat, dejando el trabajo para dedicarnos más intensamente a los estudios finales. E hicimos el mes de Ejercicios de san Ignacio en la Cueva de Manresa. Nada más terminar un año de “mili” en la Seu d'Urgell, recibí la ordenación presbiteral, el verano de 1990 en El Prat. Ordenado de presbítero seguí trabajando como peón de la construcción y en varias empresas, probando ya lo que después conoceríamos como trabajo temporal, a través de ETT. Dejo el trabajo por un problema de salud y me dedico más plenamente a los movimientos, los cuales descubrí en mi parroquia de Badia (JOBAC y JOC) y, posteriormente, en Vallbona, el MIJAC.

Mientras vivo en el barrio de Sant Cosme y Sant Damià del Prat de Llobregat, durante 5 años acompañé a la JOC como consiliario nacional de Cataluña y las Islas (1996-2001). Al terminar, me enviaron como párroco a la parroquia del Bon Pastor, en el barrio del mismo nombre de Barcelona, donde estuve 11 años. Allí empezamos MIJAC y ACO, mientras seguía acompañando a grupos de JOC. He sido delegado de Pastoral Obrera de Barcelona durante varios años, así como director del Secretariado de Pastoral Obrera de Cataluña (SIPOC). Estas dos responsabilidades, especialmente, me han hecho descubrir la anchura y la riqueza de la Pastoral Obrera tanto a nivel catalán como estatal: la GOAC/HOAC y sus militantes, las Religiosas en Barrios, los Curas Obreros...

Después de un tiempo de discernimiento personal y eclesial, vuelvo a vivir el ministerio en el mundo del trabajo manual, dejando las responsabilidades parroquiales, a partir de octubre de 2012, que dejo el Bon Pastor. Un hecho decisivo para mí a partir del contacto con los trabajadores inmigrantes. De hecho, participé en la puesta en marcha de diversas iniciativas de trabajo pastoral con inmigrantes (Pastoral con Inmigrantes y Plataforma de Entidades Cristianas con la Inmigración) hasta la reanudación del trabajo manual.

Llevo 10 años como cura obrero, donde he vivido el paro, la formación ocupacional, los trabajos precarios como ayudante de cocina en varios lugares y, desde hace 5 años, como camarero-limpiador en la Residencia Joaquim Blume, de jóvenes deportistas en etapa de formación. Durante estos 10 años he vivido en Nou Barris: 9 en Trinitat Nova y, desde hace un año, en Vallbona. Este tiempo he sido consiliario de la zona Nou Barris de ACO, y federal de la JOC, acompañando a grupos de militantes de ambos movimientos. Llevo 5 años acompañando a las pequeñas comunidades parroquiales de Torre Baró y Vallbona, sobre todo en la celebración de la eucaristía dominical. Y hace unos años que coordino la Plataforma Iglesia por el Trabajo Decente de Barcelona.

Formo parte del Prado, asociación de curas fundada por el P. Antoine Chevrier. La espiritualidad pradosiana me ha ido acompañando durante toda mi vida desde el seminario, al igual que la espiritualidad de los movimientos apostólicos obreros, con la referencia fundamental de Joseph Cardijn. Ambas escuelas alimentan mi vida de discípulo y apóstol de Jesucristo en el mundo del trabajo. Esto es lo que tengo y soy, con mis limitaciones, y esto es lo que espero y deseo aportar a ACO, con la ayuda del Espíritu Santo y la de vosotros, militantes de ACO, para poder responder a la misión que nos encomienda Jesucristo, a través de la Iglesia.



Otros artículos


Somos Rocío Elvira, Santi Boza (presidentes), Àngela Rodríguez (coordinadora general), Pepe Baena (consiliario general), Carme Ruiz (responsable de Iniciación, no está en la foto) y Joan Comella (responsable de Economía).

Todas y todos escribiremos periódicamente en este blog colectivo para explicar qué hacemos y qué pensamos las personas que formamos parte del Comité Permanente de ACO.

Queremos acercar la experiencia de estar al frente del movimiento el tiempo que nos habéis confiado. Os mostraremos la cocina y los fogones, lo que habitualmente no se ve.

La corresponsabilidad, la ilusión, el empaparse de todos vosotros, pero también el cansancio, la convivencia con otras responsabilidades y cómo reponer fuerzas. Todo ello, os lo iremos contando al oído.