Please enable JS
Celebración de Semana Santa de ACO de Córdoba.

#8M y Semana Santa en Córdoba

Los militantes de la diócesis andaluza comparten las últimas actividades

Abril 07/Joan Andreu Parra/

[Diócesis de Córdoba] El pasado 2 de abril celebramos el encuentro de Semana Santa de ACO en Córdoba. El tema central ha sido la Esperanza. La Esperanza de la resurrección en nuestro día a día frente a la vivencia de Cruz en tantas realidades. Nos acogió la comunidad de la parroquia de Manolo Vida, un sacerdote que colabora y acompaña a ACO. Fue el propio Manolo quien guió la reflexión que nos sirvió para dar contenido a nuestro día de encuentro y oración.

Nos decía Manolo: «La Esperanza no es sentarse a esperar a que algo cambie. Supone volver la mirada a Jesús, descubrir la enorme fuerza que nos habita. Se trata de construir Esperanza, educar deseos, sentimientos, llevar a cabo acciones... Todo esto, en conexión con Jesús.» Este encuentro nos impulsa a entrenarnos en la oración, en la confianza plena en Dios y en la práctica del amor. Éstas son las claves para mantener la Esperanza viva.

Además, también estuvimos presentes en las actividades de Pastoral Obrera con motivo del #8M, con una mesa redonda titulada «La precariedad tiene rostro de mujer. Retos para la Iglesia» en la que participó la militante de ACO Maribel Fernández. Maribel analizó que se siguen asignando los cuidados por género y que las mujeres deben ocuparse de casa, familia, hijos, padres... con un altísimo nivel de carga mental. También destacó que a las mujeres con formación les «cuesta muchos años acceder a trabajos con mejores condiciones» y que las que tienen poca formación tienen muchas dificultades para acceder a un trabajo formal, debiéndose conformar con «trabajos precarios asistenciales, de limpieza, casi siempre sin contrato y con la violencia de género presente». Para la militante es clave acompañar a estos colectivos «en un plan de igualdad y ser levadura allá donde estamos cada uno, fomentando y participando en las luchas y acciones y haciendo partícipes a nuestro entorno. Hay que dar voz, visibilizar y denunciar».

Maribel observó que «hay muchas mujeres en la Iglesia, pero tienen un papel muy reducido y no salen sus problemas. Querríamos que la Iglesia institucional se preocupara y diera voz a los colectivos de mujeres más precarizados en el trabajo y que se hiciera visible el papel de la mujer en la Iglesia, al mismo nivel que los hombres». Y lamentó que en la propia Iglesia también haya trabajos precarios. Subrayó las acciones que «Manos Unidas o Cáritas sacan adelante como Iglesia, con proyectos para mujeres en situación de pobreza, de inmigración...». Puede consultarse la mesa redonda en el enlace: https://youtu.be/WhH6GQjcLW0.



Otros artículos


Últimos artículos
Suscríbete al E-boletín

Recibirás las noticias por correo electrónico!

INSCRÍBETE